IANAS/TWAS-ROLAC 
Anneke Levelt Sengers Prize
Women for Science in Americas - 2018 
 
CALL TO THE IANAS ACADEMIES:  2018
 
The IANAS Women for Science Program will offer a prize that encourages and recognizes the efforts of young women scientists from the following countries: Bolivia, Caribbean (Caribbean Academy of Sciences or Caribbean Scientific Union), Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominican Republic, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panama, Peru, Venezuela, Ecuador, Uruguay 
 
The Prize is named after Anneke Levelt-Sengers, in recognition of her outstanding work promoting and recognizing the role of women scientists in Latin America, North America and the Caribbean. This Prize will be coordinated by IANAS, with financial support from TWAS-ROLAC and the Brazilian Academy of Sciences. 

Mayra Luz Pérez Díaz - Nicaragua

La Doctora Mayra Luz Pérez Díaz nació en Managua, Nicaragua. Es la primera mujer que ha sido nombrada Rectora en la Universidad Centroamericana (UCA) de Nicaragua, Universidad jesuita fundada en el año 1960, como la primera Universidad privada de Centroamérica.

Durante su gestión, el ranking mundial de universidades realizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, adscrito al Ministerio de Ciencia y Tecnología, ha situado a la UCA como la universidad número UNO de su país y una de las diez mejores en la región centroamericana. Este reconocimiento es consecuente con el compromiso asumido por la Rectora con una profunda reforma universitaria como respuesta a la necesidad de situar a la universidad en el contexto de la modernidad.

    • Área: Filosofía 
      Dentro de su formación académica, la Dra. Pérez Díaz obtuvo un doctorado en Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid, España, y un Diplomado en Cinematografía en la Universidad de Valladolid.

 

    • Resultados, puestos de poder y éxitos en la ciencia de los cuales esta mas orgullosa:
      Ha desarrollado su vida profesional en la Universidad Centroamericana a lo largo de treinta y cinco aaños, participando de manera importante en la gestión de la misma, desempeñando diversos cargos importantes desde los cuales ha priorizado el fortalecimiento de los procesos académicos, especialmente el desarrollo de la investigación. Siendo ésta una función básica del quehacer universitario, la Rectora considera que la investigación representa una contribución determinante a nivel social, a través de la producción de nuevos conocimientos o avances en los campos científicos, tecnológicos y humanísticos. 

      Destaca, como logro de la Dra. Pérez Díaz, la promoción de la institucionalización del quehacer científico en la UCA y en la sociedad nicaragüüense. Ella tiene la convicción de que éste contribuye a dinamizar el desarrollo humano, creando una nueva cultura a favor de la equidad en todas sus manifestaciones. En este sentido, considera que la equidad de género es un reto fundamental para los seres humanos y una responsabilidad institucional, a fin de recrear un mundo basado en nuevos ideales y nuevos valores.

      Por ello, bajo el liderazgo de la Rectora, la UCA ha elaborado y puesto en práctica una Agenda de Investigación con la intención de apoyar el proceso económico, social y democrático del país, a fin de superar la pobreza y la desigualdad vigentes. La búsqueda de este objetivo implica para la universidad un esfuerzo doble y simultáneo: ante la nación, hacer frente a las dificultades y limitaciones de la sociedad, ejecutando acciones conducentes a la mejoría en temas urgentes. A lo interno, la universidad busca una visión sistémica, consolidando una cultura de investigación e innovación que proporcione respuestas concertadas a la demandas del contexto nacional y regional. 

      Hasta la fecha, si bien la Dra. Pérez Díaz se siente satisfecha con el avance obtenido en el quehacer investigativo, con el cual la institución ha ganado prestigio y reconocimiento en los últimos años, aún considera necesario enfrentar muchos retos. De ahí su decidido apoyo a la creación y consolidación de la Academia de Ciencias de Nicaragua, como una forma de proyectar, a través del esfuerzo compartido, el espíritu científico que se nutre de la misma investigación.

 

    • Honores y premios recibidos: 
      A lo largo de su carrera académica, la Dra. Pérez Díaz ha recibido reconocimientos a nivel nacional e internacional, entre otros:
    • Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Fairfield, Estados Unidos;
    • Diploma de Reconocimiento por sus aportes investigativos de parte de la Revista Encuentro de la Universidad Centroamericana;
    • Reconocimiento por sus aportes como benefactora de la Academia de Ciencias de Nicaragua;
    • Diploma al Mérito por su trayectoria profesional del Club Rotario de Managua, Nicaragua.

 

    • ¿Por qué es importante para una mujer estar en el mundo de la ciencia? 
      La Dra. Pérez Díaz, como mujer, se siente orgullosa de la mayor presencia de ésta en el ámbito universitario y científico, teniendo una historia que se remonta siglos atrás con una contribución importante que ha hecho posible grandes avances, según afirma. Porque las mismas mujeres primitivas descubrieron y experimentaron nuevos conocimientos que les permitieron a ellas y a sus familias y comunidades mejores condiciones de vida que fueron transmitiendo a las generaciones posteriores.

 

    • ¿Cuáles son las principales barreras experimentadas y cómo las ha vencido? 
      Considera que pese a algunos obstáculos culturales que obligan a las mujeres a redoblar sus esfuerzos para participar en un entorno predominantemente masculino y competitivo, hay más reconocimiento a su aporte al desarrollo social. Las mujeres de hoy, advierte, han de estar cada vez más conscientes y alertas sobre la necesidad de ser parte del mundo del conocimiento desde una perspectiva progresista, que promueve su autonomía e independencia por encima de una dinámica tradicionalista, todavía vigente, que legitima la desigualdad entre hombres y mujeres en detrimento del crecimiento humano y profesional de éstas.

 

    • ¿Tiene familia? 
      En el ámbito personal, está casada desde hace veintiocho años con el Dr. Rafael Lucio Gil, un académico cuyo trabajo se ha orientado a la profundización y aportes a la teoría educativa y a la filosofía de la ciencia. Tiene dos hijos, Rafael y René Alejandro, ambos ingenieros.

 

    • ¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre? 
      En su tiempo libre disfruta de la compañía y de la conversación con la familia y amigos (éstos, muy pocos). Además, disfruta de la lectura y el cine.

 

  • ¿Cuál sería su consejo para otras mujeres científicas? 
    Desde el punto de vista del futuro papel de las mujeres en el quehacer científico, la Rectora considera que hay que continuar aportando e interactuando de manera solidaria para ir consolidando una nueva historia en la cual la mujer fortalezca su papel en todos los planos de la vida. Esto, reivindicando su derecho a la educación, tomando en cuenta que a diferencia de las limitaciones de antaño, la situación de la mujer se encuentra favorecida por nuevos espacios de formación y acción. En su tiempo libre disfruta de la compañía y de la conversación con la familia y amigos (éstos, muy pocos). Además, disfruta de la lectura y el cine. 

    Las mujeres que han tenido el privilegio de acceder al mundo del conocimiento, señala, han de poner a prueba su sensibilidad en búsqueda de una nueva ética social basada en la verdad, la equidad y la armonía entre los seres humanos, hombres y mujeres y en relación con los procesos económicos y sociales.